Coloquio en la reja

Si pudiera llevarme dos músicas a la tumba, William, al menos grabadas en un pen drive para poder introducirlas discretamente en el más allá, serían el vocerío infantil de un patio de recreo y la provocada por los instrumentos que son afinados en el foso de la orquesta antes de un concierto.